INICIO » Infidelidad

La lascivia vida de una maestra de escuela (Parte 1)


  • 30
  • 12.586
  • 9,65 (23 Val.)
  • 0

El verano del 1998 marcó un antes y un después en mi vida madura. Fue eso que llama un verdadero punto de inflexión. Pero antes de empezar, déjenme presentarme. Soy una mujer de 66 años a julio de 2018 nativa de Barcelona. Sí me casé nada más terminar la carrera y al año siguiente aprobé las oposiciones, desde entonces soy Maestra de profesión. Estuve casada 36 años y tengo dos hijos de ese matrimonio, bueno en verdad uno es más de mi marido que el otro… por entonces Emiliano tenían 24 años y Alberto 18.

Soy una mujer muy directa, discreta y educada, dedicando gran parte de mi vida a la familia. Me llamo Ana Pilar Pujol Bruguera. En verano tengo dos meses de vacaciones y el fin de curso acostumbra a coincidir con un punto en el estoy harta de la ciudad. Barcelona me encanta, pero me agota y llega un momento en el que necesito desconectar. Así que paso prácticamente todas las vacaciones en el chalet que tenemos en la playa, cerca de Tarragona. El verano del 1998 no fue una excepción. Mi marido apenas tuvo un par de semanas de vacaciones y solo venía los fines de semana. Mi hijo mayor estaba en Londres buscándose la vida. Por lo que se podría decir que pasé gran parte del verano con mi hijo pequeño en el chalet.

Cada día seguía la misma rutina. De buena mañana, con los primeros rayos de sol, me levantaba, me ponía ropa de deporte y salía a correr o andar, dependiendo de las ganas. Aunque… no sé a quién pretendo engañar, casi siempre me conformaba con andar una hora. Después iba a la playa, antes de que se llenase de gente, me daba un baño y volvía a casa. Salía a comprar lo necesario para cocinar y preparaba la comida que después compartía con mi hijo. Prácticamente ese era el único momento del día que le veía. Después tocaba una buena siesta. Por la tarde bajaba a la pequeña piscina que teníamos en el jardín. Allí tomaba el sol y me bronceaba. Y al atardecer salía con algunas amigas a tomar algo, al cine o a cenar, dependiendo del día.

Con mi hijo pequeño apenas compartíamos momentos. Se pasaba las mañanas enteras durmiendo. Comíamos juntos y después siempre iba a la playa con los amigos o se los traía a casa para pasar horas y horas jugando a la videoconsola. Y por las noches salían casi siempre.

El verano parecía avanzar en la más absoluta normalidad hasta que un día, por la tarde, estando en la piscina tomando el sol, escuché un ruido detrás de los arbustos que rodeaban toda la zona de la piscina. Me giré y me pareció ver una cabeza que se escondía. Mi hijo y sus amigos estaban jugando a la videoconsola y al menos un par de ellos fumaban. Tenían completamente prohibido fumar dentro, así que cada cierto tiempo alguno salía a fumar fuera.

Me levanté de la tumbona y fui detrás de los arbustos. No había nadie pero encontré una colilla en el suelo, todavía humeando. Estaba claro que algún amigo suyo había dado un paseo hasta la parte de atrás de la casa y me había visto tomando el sol. La verdad es que no le di más importancia y, aunque me cabreó ver el cigarrillo en medio del césped, preferí evitarles la bronca. No me gustaba que me vieran como una gruñona.

Lo que tenía que quedar en una anécdota, volvió a pasar justo la tarde siguiente. Y la otra, y la otra. De repente, no sé si medio paranoica, me sentía observada mientras tomaba el sol o me daba un bañito. Y lejos de molestarme, me ponía nerviosa. Podría decir que me gustaba esa sensación.

Estaba claro que algún amigo fumador de mi hijo me estaba espiando a diario, el problema era que no sabía quién era de todos ellos. Mi mente me hizo creer que quien me espiaba era Manu, un chico dos años mayor que mi hijo. Era un jovencito que ni estudiaba ni trabajaba, aunque tampoco lo necesitaba. Era hijo de una familia muy adinerada. Iba de playboy perdonavidas y resultaba un tanto insoportable y pedante, pero por otro lado era físicamente irresistible. Alto, musculado, manos enormes, sonrisa perfecta… No sabía que me pasaba. Echando una mirada atrás, creo que mi deseo sexual se había aletargado hacía años.

Después de los dos hijos, con el trabajo, la hipoteca, la familia y la maldita rutina diaria, la vida sexual entre mi marido y yo casi había desaparecido. Apenas lo hacíamos, de una forma mecánica, una vez cada dos o tres semanas. Puedo decir que no me sentía para nada deseada. Aunque eso no quita que me sintiera muy querida por toda mi familia. Creo que simplemente el sexo y el deseo habían desaparecido por completo de mi vida. Y de repente, ahí estaba, imaginándome que un chico, amigo de mi hijo, me estaba observando mientras tomaba el sol. Lo curioso es que durante esos momentos en la piscina me sentía incluso excitada, pero después, en casa, me sentía fatal por haberme incitado, por haberme imaginado cosas así. Yo, una mujer de mi edad con 46 años, y lo peor de todo, escondiendo esos pensamientos a mi marido.

Por mucho que tratase de evitarlo, cada tarde sucedía lo mismo. Algún movimiento en un arbusto, alguna colilla en el suelo y yo excitada tomando el sol. Hasta que llegó el último día de julio. Al día siguiente, por la mañana, mi hijo y yo teníamos que regresar a Barcelona, porque mi marido empezaba vacaciones y nos íbamos una semana a París, los dos solos. Y claro está, bajo ningún concepto iba a dejar a mi hijo tanto tiempo a solas en una casa como esa. Llegó la hora de la piscina y como cada día ahí estaba yo, tostándome bajo el sol, cuando escuché un ruido entre los arbustos. “Ya está ahí mi admirador”, pensé.

Pero ese día, ese día fue distinto. Fue como si el morbo se apoderara de mí y me dejara sin control. Sin reflexionar, en la tumbona donde estaba, un impulso hizo que me quitara la parte de arriba de mi bikini. Nunca en mi vida había hecho topless, ni estando sola, y de repente me encontraba dando un masaje a mis pechos con crema solar. El bronceado de mi cuerpo en contraste con mis pechos blancos parecía dibujar un bikini perfecto en mi piel. A medida que he madurado me he ido sintiendo más orgullosa de mis pechos. No son grandes, ni tampoco pequeños. Mi marido siempre ha dicho que son del tamaño perfecto.

Creo que eso me ha permitido conservarlos con relativa firmeza a pesar de mi edad y de haber dado el pecho a dos niños. Pues allí estaban, con un blanco nuclear, con mis aureolas color café de seis o siete centímetros de diámetro con unos pezones enormes, son como la falange de mi dedo meñique… un buen pezón del que mamaron mis dos hijos. Recuerdo que de jovencita mis pezones me habían acomplejado mucho porque siempre se marcaban. Pero ahora, ahora me imaginaba a Manu detrás de los arbustos, observándome y deseándome. Y mis pezones parecían estallar. Estuve unos minutos en la tumbona, después me di un baño y volví a tumbarme. No sé cómo pero me dormí, fue algo rarísimo. No tengo claro cuánto tiempo pasé dormida, pero como mínimo fue una media hora. De repente me desperté al oír la puerta de casa cerrándose. Mi hijo y sus amigos se iban.

Quedándome dormida a esa hora de la tarde podía haberme dado una buena insolación. Volví a ponerme la parte de arriba del bikini, recogí la tumbona y la llevé al pequeño cobertizo que tenemos en el jardín. Además de ser el sitio donde mi marido guarda todas las herramientas del jardín, disponemos de un baño y una ducha. Resulta muy útil para evitar tener que subir al chalet cuando estás en la piscina. Después de tomar el sol siempre me daba una ducha y subía a casa ya vestida. Así iba a hacerlo cuando, de repente, por la ventana del cobertizo vi un cabeza asomándose y espiándome.

Me dio un susto de muerte y grité. Quien fuese que me estuviese espiando se asustó todavía más al ver mi reacción y lo siguiente que escuché fue un gran estruendo. Se había pegado una buena hostia, seguro. Salí corriendo y di la vuelta al cobertizo y allí en el suelo encontré a Jorge, el amigo gordito y tímido de mi hijo que hasta hace 8 años era alumno mío en primaria. Se había subido a un cubo y al asustarse se había caído. Estaba tirado en el suelo con un corte enorme en la pierna.

– “Pero por Dios, ¿te has hecho daño?”

–“No, no, yo… yo es que… no, no, estoy bien”, dijo intentando levantarse. Le dolía tanto que no pudo.

– “Déjame ayudarte”, y le di una mano y con la otra le agarré el brazo y le ayudé a levantarse. Casi no podía ni andar. “Ven, entra un segundo en el cobertizo que hay un botiquín y te curaré la herida”.

–“No, no hace falta, estoy bien”, dijo cuándo al apoyar la pierna herida casi vuelve a caer.

–“Vamos, entra, ven”.

Le acompañé dentro y se sentó como pudo en la tumbona. Fui a buscar el botiquín, me arrodillé a su lado y empecé a limpiarle la herida.

–“A ver Jorge, ¿me dirás que estabas haciendo o tengo que enfadarme?”

–“Yo nada señora, de verdad”.

–“¡Como me llames señora te voy a cortar la otra pierna!”

–“Ay sí, lo siento, señora… digo, ufff, mmmm, perdona”. Respondió tembloroso, nervioso y sudando.

–“¿Pero no os habíais ido?”

–“Bueno, sí, pero yo…”

-“¿Tú qué?”

–“Yo… es que… buf… es que bueno… estaba espiándola, lo siento mucho, de verdad, no quería, yo, lo siento mucho, no se lo diga a su hijo, ni a mi madre”.

–“Mira, tengo claro que se lo diré como me sigas tratando de usted”.

–“Ay si, perdona, yo es que… Bueno, no me mates, de verdad, pero íbamos a la playa y entonces he hecho como si mi madre me mandara un mensaje y les he dicho que tenía que irme, que mi madre me había dicho de volver a casa rápido. Y lo que he hecho, cuando han girado la esquina, es volver a entrar y bueno… ¡AY!”

–“Uy perdona, ¿te duele?

–“No, no”.

–“¿Y estabas espiándome?”

–“Sí”, asintió completamente ruborizado.

– “¿Me habías espiado otras veces?”

– “Sí, llevo todo el verano espiando detrás de los arbustos”.

– “¿Así que eras tú?” Una parte de mí se sintió excitadísima al saber que era cierto, que un jovencito me estaba espiando. Pero por otra, mi fantasía de que fuera Manu se esfumó, menudo chasco, mi yogurín se esfumó.

–“Sí”.

–“Voy a vendarte un poco la pierna y si mañana te duele vas al médico, ¿vale?” Y cada vez que terminaba una frase y subía mi cabeza para mirarle, le pillaba echando un vistazo a mi bikini, a mis pechos.

–“Sí, sí, lo haré”.

–“¿Y por qué me espías?”

–“Yo bueno, yo es que… bufff… es que eres una mujer muy atractiva. Yo es qué… bueno no solo yo…todos lo creemos”.

–“¿Yo? ¿Atractiva?” La verdad es que hacía años que no me veía a mí misma como una mujer capaz de excitar a un hombre y menos a jovencitos. Quizás sea cierto que todavía conservaba un buen cuerpo. Mi culo era más grande que cuando tenía 20 años. Tenía un poco de barriguita y un poco de celulitis, pero supongo que sí, qué demonios, estaba de buen ver.

–“Pues sí, joder si incluso Manu que se las folla a todas dice que estás buena que te cagas…”.

–“Oye, ¡ese vocabulario!” Aunque dentro de mí me encantó que dijera eso. Manu también creía que estaba buena. ¡Qué calor!

–“Perdona, lo siento. Llevo todo el verano espiándote cuando te bañas”.

–“Pues que sepas que eres un poco ruidoso”.

–“Vaya, lo siento. Soy muy torpe”.

–“¿Solo tú me has espiado?”

–“Sí. No se lo diga a nadie, por favor. Decía que salía a fumar y me ponía espiar. Los otros no lo saben”.

–“Pero hijo, ¿Es que no tienes novia?”

–“¿Yo? Que va”, dijo mirando al suelo. “¡Nunca he tenido! Todas me consideran un escombro”.

–“Ah, ¿eres virgen?” A veces soltaba las frases sin pensar. Ser tan directa me había traído más de un problema.

–“Yo bueno, yo… sí”, ruborizándose al máximo.

–“Perdona, no tenía por qué preguntártelo, eso es algo íntimo y personal, discúlpame”. Y de repente vi cómo se revolvía en la tumbona y se ponía nervioso. “¿Qué te pasa?”

–“No nada, nada, tengo que irme”. Y en ese preciso momento se hizo evidente que algo le había crecido debajo del bañador.

–“Uy, ja, ja… ¿tienes una erección? Hijo te has empalmado ¡Bendita juventud!”

–“Bueno yo”, tartamudeaba. “Yo… sí, bueno, tengo que irme. No sé lo diga a nadie”.

–“A ver”… le dije cuando terminaba el vendaje. Ya veo que no quitas ojo de mi bikini. Supongo que antes me has visto los pechos mientras tomaba el sol”.

–“Yo…”mirando al suelo otra vez.

–“Mira, no le diré nada a nadie de tu afición a espiarme…, ni tu tampoco dirás nada a nadie. Esto será nuestro secreto para siempre ¿vale? ”Y asintió con cara de alivio.“. Pero no quiero que te vayas así con mal cuerpo… estoy segura que te vas todos los días con ese dolorcito de huevos tan rico y tan molesto por no poder aliviarte ¡¿Verdad?!”Él me miraba asombrado y expectante. “¡Mira, hagamos algo! Relájate aquí en la tumbona, tómate tu tiempo. Yo voy a darme una ducha ahora mismo y tú observas. No voy a mirarte, haz lo que quieras mientras me ducho”. Me estaba escuchando a mí misma… ¿estaba loca? ¿Qué demonios estaba haciendo? No me reconocía.

–“Pero…”

–“No hables más más y actúa a tu libre albedrío… haz lo que te apetezca sin miedo”, me levanté, recogí el botiquín y lo guardé.

Me puse delante de la ducha y despacio me quité la parte de arriba del bikini. Estaba dándole la espalda. Después me quité las braguitas. Suponía que estaba teniendo una buena vista de mi culo. No sé qué me estaba pasando. Una mujer como yo… Pero ahí estaba siendo empujada por un morbo incontrolable delante de un jovencito de 18 años, que por otro lado no me resultaba nada interesante. Qué raro era todo. Me puse debajo de la ducha y empecé a dejar caer el agua. Estuve un par de minutos mojándome y después me puse a enjabonar todo mi cuerpo, muy despacio, de frente, para que él pudiera verme entera y desnuda. Empecé por mi cuello y me detuve en mis tetas, unas buenas ubres por cierto. Me di un masaje con mucha espuma durante un minuto largo. Tenía que controlar la risa, porque verme así, como si fuera una stripper, me resultaba divertido. Mis pezones, eso sí, parecían dos clavos enormes. Mi marido siempre dice que cuando estoy excitada mis pezones podrían cortar diamantes. Enjaboné mi vientre y después mi coñito rasurado con una pelitos muy cortos de máquina eléctrica. Me di la vuelta y acaricié mi culo un buen rato, hasta que me volví a poner de frente para acariciarme lentamente las piernas. Volví a dejar caer el agua y dejé mi cuerpo limpio. Salí despacio de la ducha y agarré la toalla que había colgado a un lado. En ese momento le eché un vistazo. Estaba en la tumbona, sudando a mares, con los ojos fuera de sus órbitas y con una mano dentro del bañador masturbándose frenéticamente.

–“Pero por favor, te he dicho que te relajaras y lo disfrutarás. No seas estúpido, si te apetece hacerte una paja hazla bien sin miedo… no creo que me asuste ver una más…”, le grité acercándome a él.

Me agaché poniéndome en cuclillas, sus ojos se salían de las órbitas, le agarré el bañador por el elástico y se lo bajé tirando de él hasta quitárselo. Un cipote enorme apareció delante de mí. Era un chico gordito y lampiño… no sé porque, pero me había imaginado que tendría una picha de 12 o 13 cm lo máximo…, estaba equivocada, jamás había visto nada tan grande.

–“Ahora así, sin bañador, relájate y tócate bien. Te dejo que me observes un poquito más mientras me seco y me visto… Y córrete en la toalla que no quiero que te vayas con el bañador hecho un asco lleno de leche. Lo mismo eyaculas un mogollón con las ganas que tienes y lo gordos que son esos huevazos que gastas…”, le dije acercándole una pequeña toalla.

Era un chico que no me resultaba para nada atractivo pero estaba extrañamente excitada en un juego donde una es como pocas veces con los hombres, la dominadora. Me puse a un lado y sequé despacio todo mi cuerpo con la toalla. Sus ojos me recorrían entera. Cogí un poco de leche hidratante y me la puse en mis pechos quemados por el sol. Empecé a masajearlos sin dejar de observarle. Creía que se habría corrido muy rápido, pero ahí estaba, con ese enorme pene masturbándose a un ritmo frenético.

–“Vaya chico, que ritmo y que aguante tienes”, dije haciéndome la sorprendida.

–“Yo es que… bueno…”, tartamudeaba sin dejar de masturbarse. “Es que bueno, yo… hoy ya me he masturbado dos veces pensando en ti…”

Me quedé sin poder decir nada, se agarraba el cipote por la mitad, por debajo del glande y aún le quedaba polla sin cubrir por abajo…, le calculé unos 16 cm de verga unos cojones enormes y proporcionales a su rabo. Qué excitante era sentirme tan deseada. Mis manos estaban temblorosas, creo que toda esa situación empezaba a superarme, si no fuera por lo poco atractivo del chaval, por esa verga me hubiese tirado a tragármela sin compasión. Pero por suerte, en ese mismo momento, el chico soltó un suspiro, cerró los ojos y llenó la toalla de semen. Se hizo el silencio. Estuvo casi un minuto con los ojos cerrados y yo embobada tratando de asimilarlo todo.

– “Gracias”. A lo que respondí con una risa incontrolable.

– “Por favor, no digas nada de esto. Recuerda, esto no ha pasado. ¿Vale?”

–“Sí, sí… no ha pasado nada”.

–“Espera un segundo, me visto y te acompaño a casa”. No respondió, parecía extasiado, como si estuviese drogado.

Recogí la toalla y antes de dejarla en el cubo de la ropa sucia observé la cantidad de lefa que Jorgito había eyaculado, era unos grumos cuantiosos, los olí impregnando mis papilas del aroma a macho, a testosterona que desprendían esas manchas de esperma. Miré desde la ventana como se colocaba el bañador con cuidado acomodando su extensa y rígida verga. “¡Si mi esposo solo tuviese la mitad de energía y de polla que ese chico!” Pensé para mis adentros. Me vestí rápidamente. Me puse un sujetador blanco y unas braguitas a juego. Encima solo un vestido de lino blanco hasta las rodillas, muy veraniego y fresquito… tipo ibicenco. Me peiné y lista. Se sentó en el asiento del copiloto del coche como pudo. Fui a dejarle a casa y durante el trayecto, de unos 10 minutos, apenas abrió la boca. Seguía sudado y sonrojado. Llegamos delante de su casa y paré el coche. Me dio un “gracias” tímido, sin mirarme, y salió como pudo del coche. Di media vuelta y me dirigí a casa.

Seguía tremendamente estimulada. Era como si no pudiera controlarme, como si mi cuerpo me pidiera sexo. Era como descubrir una nueva sensación. Sentía que no podía demorarlo más. A medio camino, vi la entrada de un centro comercial. Sin pensarlo ni meditarlo un segundo, entré con el coche en el parking y aparqué en la esquina más alejada y solitaria. Apagué el coche, me quité las braguitas y las guardé en el bolso. Recliné el asiento y me tumbé relajada. Me subí el vestido hasta la cintura y puse una mano encima de mi coño ardiente. ¡Por Dios! Estaba empapada, debí haberme metido ese badajo tan duro y calmar esta necesidad imperante ¡¿pero que hubiera pensado el chico de mí?! De Puta para arriba.

Miré alrededor dentro del coche y no veía nada que pudiera servirme. Abrí la guantera y encontré un trapo sucio que mi marido usaba para limpiar el coche. Eso me serviría. Lo puse encima del asiento y me senté encima. Al menos así no lo dejaría todo perdido. Me tumbé y puse las piernas encima del salpicadero, cada una a un lado del volante. Me desabroché dos botones de la parte de arriba del vestido y saqué mis mamas por encima del sujetador como pude. Con una mano empecé a acariciármelos, centrándome poco a poco en mis pezones saltones, tirando de ellos, pellizcándomelos. Con la otra mano, otra vez en mi raja…empecé a acariciarme suavemente los labios vaginales. Ufff, estaba empapada. Mi coño goteaba literalmente. Estuve un buen rato acariciándome muy despacio, saboreando cada milímetro de mis labios, frotándome sobre el capuchón el enervado clítoris. Cerré los ojos y mi imaginación me llevó de vuelta al cobertizo. Me imaginaba a Jorge otra vez desnudo, en la tumbona, con ese pollón rígido y tan grande como el de un semental…la imagen solo era de ese pollón inhiesto.

Yo, desnuda también, me dirigía a él y me sentaba encima del cipote… despacio me metía esa tranca dentro de mi anhelante coñito. Intentaba rememorar la sensación de tener algo tan grande dentro como el rabo de Ramón, que tan feliz me hizo hace años… concretamente 19. Él me miraba con ojos de deseo y me decía lo mucho que le excitaba, que era una mujer muy atractiva. Yo cabalgaba encima de él, cada vez más rápido. Él se ponía mis pezones en su boca, me los lamía enteros, los chupaba y succionaba queriéndolos arrancar. Me chupaba los pezones tirando de ellos con pequeños mordiscos. Dios mío, no podía más. Volví a la realidad. Poco a poco empecé a meter un dedo dentro de mi raja inundada y después otro. Tenía dos dedos penetrándome mientras pegaba la palma de la mano a mi clítoris refregándolo con fruición. Estaba completamente salida. De repente un orgasmo inundó mi cuerpo. Grité de placer sin poder evitarlo. Increíble. Sentí como mis piernas se desvanecían y mi mente se apagaba. ¿Cuantos años hacía que no me masturbaba? Probablemente desde antes de conocer a mí marido. ¿Cuánto hacía que no sentía un orgasmo? Demasiado.

Pasaron unos minutos hasta que no volví al mundo real. Miré alrededor, seguía sola y sin nadie cerca. Subí el asiento y bajé del coche. Recogí el trapo. Estaba completamente mojado. Fui andando hasta un cubo de basura que había a unos metros y lo tiré. Volví al coche y… Dios mío, olía a sexo, más bien a chumino. Arranqué y regresé a casa con todas las ventanillas bajadas. Teníamos que volver a Barcelona con ese coche y olía a noche de pasión. Fue llegar al garaje del chalet y todo cambió… todas esas sensaciones de excitación, morbo y lujuria, se convirtieron en vergüenza y culpabilidad. ¿Cómo podía haber hecho algo así? Si Jorge era un amigo de mi hijo. Si su madre era una buena amiga. Solo deseo que mi marido nunca sepa nada de todo esto. Al cabo de unos minutos estaba llorando a solas en la cocina. Pasé una noche muy mala en la que no pude dormir ni un segundo. Me sentía sucia por mis malos deseos. Había hecho una locura, sin embargo lo que yo tenía era un deseo irrefrenable de que me dieran una buena follada con una verga de tamaño supremo. Nunca creí que podría llegar a ser una persona así, infiel al menos de pensamiento. Lo que yo no sabía en ese momento, es que ese suceso sería el detonante, la chispa que haría cambiarlo todo dentro de mí definitivamente. Durante días rememoré mi aventura con Ramón, el albañil que me preñó de mi segundo hijo, aquello fue por el ’80…

Esto sucedió por dos razones… mi marido ya no se mantenía en casa el tiempo suficiente, y nuestra vida sexual después de tener a mi hijo mayor fue decayendo… era muy aburrida. Lo siguiente me ocurrió hacia el año 1980, y es que a veces la indiferencia entre la relación de las parejas trae duras experiencias. En mi caso, las relaciones con mi marido se fueron espaciando al grado de tener sexo con mi marido una vez cada a la semana, después dos o tres al mes. Yo tenía 28 años y me consideraba bastante atractiva, todavía hoy a mis 66 tengo que ofrecerles a los hombres, mis tetas se mantienen casi firmes, mis piernas son largas, delgadas y atractivas, mi culo firme y bonito con su carne y firmeza. Pero la rutina y la falta de imaginación arroja a las parejas a buscar donde satisfacer sus necesidades y por entonces yo estaba en toda mi salsa.

A mi marido lo acababan de promover en su trabajo, pero ese ascenso lo obligaba a estar fuera por temporadas largas. Esto terminó de matar muchas cosas que agonizaban. En esos días estaban remodelando la casa en el primer nivel, de hecho tuvimos que subir la mesa del comedor a la planta alta para evitar el polvo que eso conlleva. El trabajo lo estaba haciendo una compañía la cual puso a tres albañiles a realizarla, uno de ellos era Ramón, un hombre fortachón de unos 35 años, manos grandes y ásperas por el tipo de trabajo que acostumbra, con bastante vello en el pecho, brazos y piernas, se miraba con esa mirada penetrante que te muestra el tipo de macho con quien tratas. Otro era su hijo al que llamaban Zapo y otro obrero más.

No puedo definir lo que me sucedía cada vez que lo veía o entablaba alguna conversación con él… era el jefe dela cuadrilla y todos los días hablábamos para tratar la obra. Me temblaba la voz, las piernas se me aguadaban y me cortaba. Ramón tenía una personalidad imponente, fuerte, posesiva y yo era susceptible a su energía. Debo decir que además de eso yo lo veía viril y sexi, me llamaba poderosamente la atención…, debía de ser la falta de orgasmos tal vez. Esto aunado con que mi marido no me había tocado en casi un mes, me ponía alocadas mis hormonas, las miradas entre Ramón y yo se ponían más lascivas y un día mientras se acercaba la hora de almorzar, tome valor y tomé una pedazo de papel y escribí “te invito a comer conmigo en la planta alta”, se lo pasé dejándolo en la mano sin decir una palabra, solo nuestra mirada dijo todo.

Al medio día lo oí subir las escaleras solo, yo estaba aún poniendo algunos platos en la mesa, y presentado ante mí le iba a decir… –“Gracias por aceptar mi invitación”, cuando sentí sus masculinas manos abrazarme la cintura y apretarme contra su paquete, yo me había puesto un vestido de una pieza no tan corto… –“¡¿Qué haces?!”Pero sus manos se metieron por debajo de mi vestido y manosearon mis piernas y mis nalgas, su boca me besaba el cuello por detrás lo cual me daba ciertas cosquillas eróticas increíbles, el conejo se me empezaba a mojar por dentro, él ya tenía el control sobre mí, lo tuvo desde el primer vistazo. Ramón subió decidido a almorzar… ¡Pero mi cuerpo! Sus ásperas manos se metieron dentro de mis bragas, ese tipo de prenda grande en algodón poco sexis, sus dedos jugaron con los pliegues de mi coñito ¡Uff eso me acaloraba!, las puntas de sus dedos separaban mis labios vaginales y seguían toda la rayita hasta pasar sobre el botoncito de mi clítoris. Eso me hizo exclamar sonidos de placer y me dejé caer hacia atrás sobre su hombro varonil. Uno de sus dedos penetró mi vagina anhelante, era grueso y bronco, el cual se movía hacia adentro y hacia fuera.

-“¡¡Estas mojadita!! Dijo Ramón y era cierto, yo eyaculaba grandes cantidades de jugos lubricantes en mi vagina.

La otra mano de él, me apretaba las tetas sobre el vestido, como tenía un generoso escote, fue fácil que metiera su mano dentro y masajear mis tetas a su gusto. Cuando ya me tenía muy caliente, me giró y me abrazó para buscar mis labios, fue un beso lleno de saliva, sus dos manos ahora sujetaban mis nalgas. Por un momento pensé en detenerlo, como era posible que me estuviera dejando meter mano con un albañil, pero mi calentura ya era indetenible mi cuerpo necesitaba una buena polla varonil que me hiciera sentirme mujer y hembra. Intenté decirle que me soltara.

-“¡¡No está bien esto!!” Le dije.

Pero lejos de soltarme metió sus manos por atrás dentro de mis bragas, y sus dedos nuevamente jugaron con mi chumino encharcado, mientras sus labios descendían hacia mis tetas, las chupó abundantemente, sus labios apretaron mis pezones y los jalaron como si fuera su alimento…, yo gemí, este hombre parecía un pulpo sus manos estaban por todos lados. Cuando de pronto, Ramón me levantó por los muslos, yo me prendí de su cuello y me cargó hacia la mesa del comedor…, allí me acostó y me quitón las bragas gruesas que impedían su objetivo, casi las rompe a pedazos para quitármelas. ¡Eso fue muy excitante! Después de eso, me abrió las piernas y yo todavía intenté en vano tapar con mis manos mi coño húmedo a ojos ver, en un gesto instintivo. Hasta ese momento el único que había visto mi intimidad era mi esposo, él con lujo de fuerza me las quitó de allí y su boca empezó a lamer mi coño vorazmente. Su lengua era caliente y viscosa, sus dedos abrieron mis pliegues vaginales para permitirle llegar a lo más íntimo de mi vulva. Mi reacción fue decir… –“¡¡Oh ahí no!!Y con mis manos agarré del pelo a Ramón, pero era más por inercia que por querer retirarlo de mi coño, ya que me daba deliciosas sensaciones.

Así también Ramón abría mis piernas cuando, por la estimulación yo las cerraba. Qué clase de mamada me dio esa vez ese hombre, no recordaba cuando fue la última vez que mi marido me había comido la almeja de esa manera. No tardé en obsequiarle con una jugosa corrida que mojó toda mi vagina entre gemidos y quejidos que yo daba de gusto. A los pocos minutos sentí su dedo grueso penetrarme la vagina, y luego lo empezó a pajear dentro de mí, al mismo tiempo que lamía el clítoris… Así también sus labios y lengua estaban sobre mi clítoris, por inercia nuevamente le pedí que se detuviera, pero lógicamente no lo hizo. Ese hombre me hacía estremecer toda sobre la mesa del comedor, un orgasmo nuevamente me hizo revolverme allí acostada. La boca y los labios de Ramón eran una máquina de chuparme el coño. ¡Quién podía resistirse con tan abigarrada abstinencia de polvos!

La cosa no terminaba allí, uno de los otros dedos de Ramón me acarició mi ojito del culo y lubricado con mi eyaculación vaginal, lo fue introduciendo en mi culito lentamente, le volví a pedir casi gimiendo que no lo hiciera, pero su dedo abrió mi esfínter y se introdujo en mi recto. Ahora tenía un dedo en mi coño y otro en mi culo, de la misma mano, mientras me follaba por ambos lados, sus labios apretaban mi clítoris, no tardé mucho en venirme de nuevo, era increíble haber tenido tres orgasmos en poco tiempo a manos de la lengua de Ramón. De pronto sentí que Ramón sacaba sus dedos de mi interior y se preparaba para follarme. Bajó su mono, apareciendo el trabuco que estaba dispuesto a enterrarme en mi cuerpo… no llevaba ropa interior. Sentí su gordo glande jugar con mis labios vaginales, él lo estaba frotando por el largo de mi raja y en ocasiones en mi ano, de pronto sentí como encontró la bocana de mi coño y sin dilación me penetró. Notaba como se me abrían las carnes, separaba mis paredes vaginales dilatándolas cuando comenzó a moverse en un rico de vaivén buscando profundidad a cada estocada, cada vez sentía su verga más dentro de mí. Luego sus manos se posaron en mis tetas y me apretó los pezones que tengo como timbres de castillo, en tanto percibía como ahondaba con su enorme cuerno de toro en mi intimidad. Sus bombeos eran cada vez más intensos y fuertes, por fin oí gemir y pujar con sus embestidas de la fuerza que me follaba. Yo me quejaba como loca y gemía gozando todo lo que me daba. No había visto bien que verga se gastaba, pero por las sensaciones era dos veces la de Eduardo, mi esposo y gorda como una botella de 33 cl.

Ramón allí parado me puso las piernas en sus hombros y su ritmo aumentó de velocidad, volví a subir la cumbre del orgasmo, pero esta vez no me fui sola, oí que Ramón estaba por explotar taladrándome como una locomotora. Acto seguido, me da la vuelta y me hace poner a cuatro patas. Se sitúa detrás de mí apuntando directamente a mi coñito ajado por tan vasto trabuco. En menos de un segundo presiona y lo enfunda en mi chocho casi la mitad, unos diez o doce centímetros. Tiene que tapar con una de sus manos mi boca para que mis gemidos no se oigan entre los de abajo. El muy capullo comienza un vaivén cadencioso dentro de mí, mientras con su mano me tapa la boca y con la otra manosea mis tetas, como queriendo estrujárselas. El muy cabrón no aparta su mirada de la mía reflejada en el espejo de la coqueta. Con cada uno de sus rítmicos movimientos se introduce más y más en el coñito de la esposa de Eduardo…, veo como la sonrisa de su cara aumenta por momentos. De pronto le oigo…

-“Si Eduardo no puede, me tienes que dejar a mí. Os puedo ayudar a ti y a Emiliano….Yolo haría por vosotros”

-“¿El qué?” Le pregunto entre gemidos, aprovechando que Ramón libera mi boca un instante.

-“Preñarte de nuevo cariño. Lo haría por vosotros. ¿No te gustaría tener otro "bebé", ahora que el primero ya está grandecito…? A él le vendría bien para jugar con él”

Me dice el muy capullo bombeando ahora con todas sus ganas y metiendo por completo sus 20 cm en mi angosto y necesitado coño

-“Yo hago unos niños preciosos y a Eduardo le dices que es suyo y ya está. Te haría la barriga aquí, durante la obra, antes de que nos fuéramos… A Emiliano seguro que le encantaría tener un hermanito”, dice volviéndose hacía mí, buscando mi mirada y sonriendo nuevamente. “Uffff, y no dejo de imaginar estas ubres repletitas de leche mi amor”. No para de magrearme las tetas cada vez más sensibles… -“Yo mismo vendía a diario para ordeñártelas bien. Te iba a sacar la leche a mordiscos hasta dejártelas sin gota cariño. ¡Aaahhh! Me va a reventar la polla de cómo se me pone imaginándolo todo. ¿Me dejarás, cariño? ¿No quieres tener otro niño?”

-“Yo siempre quise, pero Eduardo no quiere más...”

-“Pues dile que han fallado esas pastillas que tomas y ya está... Una vez que te vea preñada verás que ilusión le hace…”

-“No puedo hacer eso… Ahhhh, me encanta como lo haces… me haces disfrutar como nadie…”

-“Lo sé cariño. Yo sé lo que tú necesitas. Te gusta así, ¿eh? Bien profundo…”

-“Me encanta… Me debo estar volviendo loca pero jamás he sentido algo así…”

-“¡Ufff, lo que daría por que subiesen Eduardo o Emiliano y nos vieran así. Tú encantada de recibir polla y a mí dándote mi tranca con gusto, intentando preñar a su mujer ya su mamaíta…”.

Me estaba poniendo cardiaca, yo ya solo quería sentir su leche caliente en mi útero, debo de estar loca pero sí, me encanta y voy a correrme de nuevo con todo ese pollón alojado en lo más hondo de mi conejo –“Aaahhhh”

-“Te has corrido cariño, yo tampoco puedo más”, añadió el albañil. “Me corro, joder es el coño más cojonudo que he probado en mi vida… ¡Vaya cantidad de leche te voy a echarrrr! Aún aguanto un poco… Te aseguro que este coño ya no es el del principio, pero a mí me gustan más así, bien abiertos y tragones y siempre con ganas de más y más leche dentro. Chochos que disfrutan sólo con grandes pollas y no con las de casa, a las que apenas sienten cuando las tienen dentro”.

-“Dame tu lecha cabrón… no pares hasta llenarme”

-“Para haber estado con tan pocos tíos follas de puta madre, Ana. Lo que estás aprendiendo hoy y lo que le voy a enseñar a la maestra aún hasta que me vaya… ¡Qué corrida viene nena! ¡Qué corrida! ¡Ummmm!”El toro bravo me clavaba hasta el fondo, sentí como se endurecía el cipote dentro de mí.

-“Aahhh, cabrooon. Sácalaaa, sácalaaa… Siento tu lecheee…”, le digo mientras percibo como eyacula el semental, aquello parecía una monta del toro a su indefensa vaquita.

-“¡Qué corrida…! ¡Qué corrida… como en la vida! Te estoy echando dentro la leche de una semana”, dice dándome un cachete en las nalgas y eyaculando como un animal en lo más profundo de mi coño…

-“Eres un cabrón hijo de puta… ¡Joder noto como me hierve tu lefa dentro!”, le digo entre gemidos fuera de mí… “¡Llénamelo, llénamelo entero hasta la matriz…!” me oigo atónita como una vulgar puta adolescente.

-“¡Aaaahhh…Toma, tomaaa! ¡¿Sientes su calor tibio y los bichitos correr…?! Te he metido millones de ramoncines para que no te falten… Hoy has ganado el premio gordo y te he hecho millonaria”.

-“¡Me matas, me matas, cabrón!”

Pero él además tenía otra idea, me sacó su verga y se puso a un lado con el falo en su mano y buscando mi boca.

-“¡Ábrela!” Me indicó, casi ordenándome.

Yo acerqué mi boca y la abrí casi automáticamente, estaba poniendo su glande en mis labios cuando sentí un último chorrito de esperma salir de su verga, él me tomó de la cabeza para que no la retirara, así final de corrida la hizo en mi boca… una parte de su engrudo quedó sometido a mi cerrado coño y la otra parte la tragué directa a mi estómago. Como si no hubiera sido nada, Ramón se subió su mono de trabajo, tomó los cubiertos y un trozo de carne de la mesa… nos pusimos a comer, él con los cojones vacíos y yo llena de leche por el coño y la boca. El sabor del estofado ese día pareció distinto. Tras el postre se fue hacia la planta baja, sin decirme nada. Yo me quedé allí acostada sobre la cama a pasar la siesta medio desnuda, con las piernas y la vagina abiertas, con el regusto aún del semen en mi boca, pero sobre todo, satisfecha.

Un sentimiento de culpabilidad y cargo de conciencia me abrumaron los días siguientes, a pesar de haber gozado como una ramera, no quería ni ver a Ramón. Y así fue, no entable ninguna conversación con él, ni le daba la vista. Mi marido llegó ese fin de semana y lo provoqué para que me follara, lo hizo, pero no era comparable a lo que me hizo sentir Ramón. Eso me hizo caer de nuevo en los brazos del robusto albañil que supe era ya padre de cuatro hijos legítimos de su esposa Rosa y alguno más de alguna despreocupada mujer casada como yo. Una semana y media más tarde, el ingeniero encargado de la remodelación, quien llegaba solo a supervisar los trabajos, me confirmó que el trabajo se finalizaba al siguiente día. Fue cuando tomé la decisión de despedir a Ramón, le escribí nuevamente en otro papelito, el cual decía… “Te invito a cenar mañana por la noche”, esta vez quería tenerlo solo conmigo sin nadie más en la casa.

Ahora si me puse lo más sexi que encontré en mi vestidor, un vestido súper corto, con amplio escote, sin sujetadores, zapatos de tacón y una tanguita que tenía un par de años de no usar. Ramón llegó puntual también, ya no tenía puesto su mono de trabajo, sino un pantalón oscuro y una camisa sport. Como la vez anterior, previo a la cena, me empezó a comer a besos la boca, el cuello y mis tetas. Al poco tiempo ya estaba de nuevo en sus manos. Me pidió que me pusiera en cuatro patas sobre el sofá levantando mi culo respingonamente, él se colocó detrás y comenzó a decirme que tenía una culito precioso, luego me subió el vestido y besó las nalgas una a una mientras sus dedos hurgaban mi conejo, que ya estaba mojado y hambriento. Luego su lengua inspeccionó mi ano, haciendo a un lado mi tanga… de nuevo su lengua me ponía loca de placer. Le pedí entre quejidos que me la metiera. No me hizo esperar y poniéndose de pie atrás de mí, sacó su gorda verga y me la embutió en mi vagina casi de un tirón… luego empezó a bombeármela con ricos golpes secos. Llegué a un orgasmo a los pocos minutos después de penetrarme.

–“¡Quiero chupártela!” Le dije.

Me desprendí de su falo y me senté mientras él parado frente a mi esperaba mis labios en su verga. La tomé con ambas manos y la lamí arriba y abajo, pude sentir mis propios jugos vaginales que tenía su verga impregnada. No me importó, se lo mamé como si fuera un rico manjar. Ramón me tuvo que detener, porque si no él se hubiera corrido en mi boca, pero él tenía otras ideas… ¡Deseaba PREÑARME! Ahora él se sentó primero en el sofá y me dijo que de espaldas me sentara sobre su verga, así lo hice, su verga entró hasta lo más profundo de mi conejo sin obstáculos topando con mi pared vaginal su orondo glande. Ramón me abrazó con sus fuertes brazos y yo me giré para besarlo a la vez que movía mi cadera con buenos sentones de mi trasero sobre su rica verga aplastándole los fastuosas pelotas, que debían estar repletas de leche por lo duras que las notaba. Por un momento sentí que su falo me llegaba a lugares nunca explorados dentro de mi vagina, al mismo estómago. Al rato me desprendí y yo tomé la decisión de sentarme sobre su verga de nuevo, pero ahora sentada de frente a él. Volvimos a darnos besos de lengua devorándonos… le metía la sin hueso por los dientes, paladar y luego se le mamaba la lengua lujuriosamente sin dejar de empalarme con tan vasto mástil mientras yo lo cabalgaba oyendo el chapoteo de mi culo contra sus muslos y pelvis, a la par que mi clítoris despojado de su capuchón por la posición tan abierta de mi coño se frotaba con sus vello dándome un placer extra. Él mamaba mis tetas y succionaba mis pezones, manoseaba mis nalgas y mi ano.

En lo mejor estábamos en esa posición, yo gritaba de excitación y me había vuelto a correr como no podía ser menos, cuando me dijo al oído… -“¡¡Quiero darte placer viendo tu culito!!”

Con la fuerza de su cuerpo me volvió a dejar a cuatro patas sobre el sofá, me lamió el ano y pasó su lengua por toda la raja inundada y altamente lubricarla. Luego se puso de pie atrás de mí, yo traté de relajarme para ayudar un poco, luego sentí su verga empujando desde mi culo embutiendo todo el badajo hasta los mismos huevos de un solo envión en mi útero… Luego se fue deslizando lentamente dentro de mis paredes haciéndonos sentir cada terminación nerviosa. Ramón paraba ocasionalmente para que yo y él pudiéramos tomar aire y un descanso de deleite, al cabo de dos o tres minutos, yo tenía su dura verga en mi coñito clavada dándome el mayor de los placeres. Normalmente no había sentido tanto placer de ser clavada por el coño, pero con Ramón era diferente, me la bombeo durante varios minutos y por primera vez sentí tener un orgasmo causado por la penetración vaginal. Ramón emitió un quejido fuerte y luego sentí algo caliente en mis entrañas… era su esperma hirviendo que me regalaba en mi cérvix atorándolo de lefa espesa y fértil.

A medida que se deslecha gemíamos a la vez, él largando chorretones espesos de esperma a toda presión y yo recibiéndolos candentes en lo más íntimo de mi útero, por entonces ovulando… tal vez por eso notaba sus eyaculaciones más intensas, más febriles. No duró dentro de mí mucho tiempo tras la inseminación, cual semental se despojó e mí y descansamos un rato… al poco lo invité a la mesa a cenar, nos vestimos y cenamos.

Tras la cena nos despedimos como viejos amigos y me dejó el número de su teléfono móvil. Pasadas unas semanas nos volvimos a encontrar, y así durante un par de semanas que Eduardo estuvo en largo viaje de negocios… invitaba a Ramón a cenar o a comer indistintamente para terminar follando. Y tanto fue el cántaro a la fuente que finalmente el bravucón de Ramón me preñó de mi segundo hijo, no me importó porque mi vida sexual con mi marido seguía siendo aburrida, pero con la aventura del albañil veía todo de otro color… era mi pizza, lo llamaba y en 20 minutos lo tenía dispuesto y caliente para comérmelo. No obstante con la enorme panza que me hizo, nuestra aventura se enfrió y no supe de él hasta unos años después que tuvimos que realizar varias reparaciones y ampliaciones en los siguientes años. Sin embargo en los últimos doce años no nos volvimos a ver, hasta que me lo encontré 30 años después de mi primera infidelidad con él, haciendo unos arreglos en la Consejería de Educación y Cultura…

CONTINÚA...

(9,65)

Online porn video at mobile phone


relatos de sexo con maduroshistorias pornorelatos eroticodrelatos eroticos en el metrochat sexo virtualrelatos.pornorelatos eroticos de senoras casadassexo heterorelatos eroticos trabajorelatos eroticos de violacionrelatos porno gratisincesto relatos eroticoscuentosrelatos comrelatos sadorelatos eroticos hijorelatos gay nuevostodorelatos incestorelatos de travestis de closetmaduras cogiendo con jovenesrelatos eroticos gay.comrelatos eroticos calientesrelatos eroticos de infidelidadrelatos eroticos voyeursexo incestosrelatos hotwiferelatos eroticos gay xxxrelatos erotucosrelatos eroticos cuento relatosrelatos eroticos de cornudosrelatos eroticos contados por mujeresrelatos de esposas putasbeso con agarron de pompirelatos eroticos realesrelatos de adultosporno salvadorrelatos eroti osrelatos eroticos transexualesrelatos de incesto familiarrelatos incesto madre e hijorelatos de esposas putasrelatos eroticos senosrelatos eroticos lesbicosrelato erotico gayrelatos de incesto madre hijosenoras madurasrelatos esposas infielescuentos de amor filialpornos de mexicorelatos eroticos habladosrelatos eroticos de colegialasrelatos eroticos todorelatos eroticodrelatos triovouyeristasrelatos eroticos senoshistorias calientes revistarelatos eroticos infidelidadrelatos eroticohistorias eroticas de lesbianasrelatos eroticrelatos eroticos senosrelatos eroticos.comincesrorelatos lesbicos eroticosrelatos eroticos todorelatos eroticos sexo sin taburelatos eroticos mi tiatodo relato comrelatos eroticos madurosrelatos eroticos primariarelatos eroticos gratisrelatos eroticos con mi hermanitarelatos eroticos videosincesto historiasrelatoseroticosgayrelatos de feminizacionrelatos erroticosrelatos de sexo entre familiaporno cuentosburguerkingoarelatos eroticos putanarraciones sexualescuentarelatos.commujeres infieles cachondasrelatos erotsexo madura con jovensexo relatos eroticosrelatos eroticosrelatos eroticos de insestotelatos eroticosrelatos eroticos sin tabuescortos relatos eroticoscuentorelatos pornorelatos eroticos de mexicosexo con maduras mexicanasrelatos eroticos realesrelatos eroticos playa nudistarelatos masturbacion